Lapóstol Joseph

entrevista, trayectos

Enero es para los cubanos el mes de José Martí, por eso hoy lo traemos aquí aunque visto de una manera poco frecuente. A ustedes, lectores, les presentamos al Lapóstol Joseph, personaje de Garrincha que recorre Facebook.


leandro estupiñánLeandro Estupiñán vive en Buenos Aires.


A Lapóstol Joseph lo conocí por Facebook, no así a su autor Gustavo Rodríguez, Garrincha, con quien trabajé  en el año 2000 gracias a la sección “Ruidos” que entonces escribía para la revista Somos Jóvenes.

Garrincha era ya un esplendente caricaturista del DDT, suplemento humorístico del periódico Juventud Rebelde. Muchos disfrutábamos sus personajes, infectados por la realidad cubana y reflejos de ella. Derrochaban ironía y solían nutrirse con la  vulgaridad de la vida cotidiana de donde sacaban lugares comunes y obsesiones definitivas como la política, la música y el sexo.

Después dejé de ver sus trabajos. No tanto porque me hubiera recluido en Holguín, sino porque Garrincha se había radicado en Miami. Un día, no sé cuándo, encontré su perfil en Facebook y nos hicimos amigos.

A no ser por esporádicas fotos que publica de sí mismo no veo su rostro desde hace siglos, sin embargo Lapóstol Joseph salta provocativamente entre mis actualizaciones, razón que me hizo enviarle un breve y rápido cuestionario, por si alguien más como yo, quería saber de este trabajo.

Había pensado escribir un artículo sobre lo que viene siendo este inusual capítulo en la caricatura política cubana y en el historial del propio autor, pero eso quedará para más adelante. Por el momento, para no demorarlo más, ofrezco lo que me dejó dicho un día, hace ya algunos meses Garrincha, menos conocido como Gustavo Rodríguez (La Habana, 1962).

garrincha21.jpg

P: Según tengo entendido (al menos visto) la serie Lapóstol Joseph, el hermano de Rodobaldo aparece en Facebook en 2013, años después de que te radicaras en Miami, ¿Cómo surge?, es decir, ¿en qué momento de tu carrera esbozas las primeras ideas y qué te impulsó a compartirlas?

R: En cuanto a las ideas, sospecho que siempre estuvieron ahí, pero en forma embrionaria, supongo que por la necesidad del humorista de ser irreverente con los símbolos y con los iconos. No recuerdo exactamente qué la originó. Probablemente fue una de esas cosas que inician una reacción en cadena y terminan donde menos lo imaginas. No lo sé, la verdad. Ni idea.

Yo lo había hecho con otros temas y figuras (Castros, Che, Camilo, Jesús…) pero de manera salteada y mucho más esporádica, principalmente en un blog, cuando tenía tiempo. Pero Martí es un comodín, Martí es palito barquillero, Martí es para la mayoría de la gente, un life coach, un generador de frases, un Confucio o un Coelho. O un Vargas Vilas. Y eso, sin catar las posibilidades fisiológicas de un DOR que le ha dado tanto empaque a Martí y con tanto patrioterismo,  que apenas le preocupa exportarlo o venderlo fuera de Birania.

Claro, Martí no es el Che, no vende tantas camisetas. Pero cualquiera queda bien citándolo. Probablemente la ductilidad de su figura y la pedantería kitsch de la tribu me fueron obligando a pensar en el tema.

Facebook es el medio donde se mezcla todo lo que mencioné arriba. En un día normal ahí puede coincidir diferente gente al baile, y se pueden hacer pruebas de dique seco con algunos temas o ideas. Hasta ahora, la gran mayoría ha tenido aceptación, supongo que porque ese tipo de humor y contenido es una de las grandes asignaturas pendientes del humorismo cubano.

Incluso la idea de hacer una especie de mockumentary y que un hermano desconocido del Apóstol nos llevara como narrador a través de un bioepic fue algo que salió tarde y de la nada, justo para Facebook.

18199457_1311839252244681_1613979436695663378_n

P: -¿Solo puede verse en esta red social o alguna ha llegado a otro medio, a la prensa?

R: -Hasta ahora los he puesto ahí y en blogs por dos razones: Una, la que mencioné arriba; diversidad e inmediatez. Y la otra es que no son arte final, son bocetos, nada definitivo. A veces el trazo incompleto da más frescura, y hace que la imagen cargue más rápido y que visualmente sea “potable” para la gente que lo ve en los teléfonos, por ejemplo. Una o dos habrán sido usadas editorialmente, pero hasta ahí las clases.

P: -Quizá esta pregunta tenga respuesta en tus palabras anteriores, pero ¿en Cuba habías trabajado lo que sería el personaje y la serie en sí o tuviste que liberarte del “peso” del ícono para convertirlo en historia?

R: -En Cuba tenía la idea o la necesidad de hacer algo irreverente y sin que tuviera que cargar con el cartelito de la osadía, pero era un suicidio haberlo intentado en público. Ningún editor lo hubiera aceptado y se me hubiera cerrado todo. Hice par de cosas clandestina con un amigo caricaturista que todavía vive allá pero era muy de consumo interno, no había internet. Pero no recuerdo haberme “encarnado” con el Apóstol.

A mí los iconos siempre me cayeron mal, por la ñoñería que generan. Miami me dio la geografía y la libertad de hacer lo que quise.

P: -¿Cuáles han sido las reacciones más notables en cada entrega?

R: -Risa, en un porciento mayoritario. Risas de alivio, de agradecimiento o de que simplemente disfrutan el gag. Ahí entrarán la catarsis, la sorpresa, pero la mayoría es de risa. Un par me ha recriminado por interno por ser como soy con Martí, así que… misión cumplida.

P: -¿Adviertes una variación a la hora de interpretar el asunto entre quienes viven en la Isla o Miami?, ¿Asimilan el chiste de la misma manera?

R: -Si la hay, no la he notado. Bueno, los que viven en la isla tradicionalmente pasan de dejar constancia o simpatía por las cosas que hago sobre todo si tienen carga política. No importa si están de acuerdo o no con lo que digo. Ya me he acostumbrado. Pero el que se ríe de Martí o con Martí no tiene pecado geográfico, no he notado diferencias.

P: -Veo que con el tiempo incorporas uno de tus temas –y del cubano- preferidos, el sexo: ¿qué particularidad requiere el chiste en este caso para que sea entendido y funcione?

P: -En principio, que la persona esté viva cerebralmente.

R: -¿Recuerdas un tratamiento semejante a patriota cubano alguno en la caricatura política de la isla?

R:- ¿Tas loco?

23519288_1494005524028052_1496590761806036367_n.jpg

P: -¿Planeas recoger la serie, que a la vez tiene como sub series, en un libro?

R: Deberían pasar varias cosas: dibujarlos como Dios manda, terminar el montón de ideas que tengo sin hacer, recopilarlos y editarlos.

Casi nada.

Estoy llevando varios proyectos paralelos y ya sabes, el que mucho abarca… Mientras tanto el Apóstol nos seguirá iluminando con su multioficio.


Las imagenes que acompañan la entrevista fueron tomadas del perfil de facebook  Garrincha Toonz y del blog https://joanantoniguerrero.wordpress.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s