Para (re)leer a José Martí…

bitácora

“Al menos, para mí, en ese futuro rememorado (o en ese pasado imaginado) estará siempre ese otro Martí: imprevisible, daimónico, personal, extraño y familiar a la vez (como decía Bloom de Shakespeare). A ese, lo espero siempre.”

Anuncios

Kibbutz

bitácora

“¡Pareciera que estamos tan lejos!; yo de Amos Oz, Cuba de Israel, los cubanos de los judíos, sin embargo algunas emociones nos acercan más de lo que nosotros mismos somos conscientes.”

Transoceánico, nómada y memorista

bitácora

“Servido el congrí destaca por la intensidad de su mezcla, si es equilibrada, propensa a oscura, significa que ha llevado la cantidad de frijoles necesarios; si acaso tiende a la palidez denota imperfecciones en quien lo elaborara, aunque también deja asomar que el plato pudo haberse hecho en un hogar donde campea la escasez.”

Ser comido

bitácora

“¿Hasta qué punto un individuo es libre de ceder su cuerpo para que sea comido por otro?, ¿qué diferencia la libertad de la imbecilidad?”

Pessoa: más allá del escepticismo y la angustia

bitácora

“Fernando Pessoa expone a quemarropa que la humanidad entera está de paso sin ninguna verdad, sin sujeción auténtica, bogamos en medio de la borrasca y la única arma es nuestra luz, nuestro destello cósmico”.

Reinaldo Arenas: el escritor

bitácora

Ediciones La Luz impulsa desde 1999 el concurso Celestino de cuentos, homenaje de los jóvenes artistas cubanos al escritor Reinaldo Arenas. Desde la editorial ahora se prepara también el libro La mirada del ingenuo: Celestino antes del alba, escrito por la investigadora Yailén Campaña, particular lectura desde la ciudad que habitara y tratara con lógico desprecio el escritor exiliado en 1980

El performance mayor de Tania Bruguera

bitácora

Esta semana visitó la Argentina una de las más destacadas artistas plásticas en la Cuba contemporánea. Se presentó ante un público heterogéneo en el auditorio del Centro Cultural de La Ciencia y charló sobre sus temas predilectos: el arte, la política, el poder, la aceptación, el rechazo y, sobre todo, su obra.

Catástrofes

bitácora

¿A qué aspira quien abandonó su lugar si no a ser recordado por los suyos? Nada vale tanto como mantenerse intacto en la mente de aquellos a los que se quiere; las otras ausencias de alguna manera son reparables, o apenas importan porque uno no es consciente de ellas.

¿Quién era ese hombre de bigotes vestido con traje y pose serena?, ¿a quién importaba su identidad?, ¿a quién interesa si algún rastro suyo quedara o si por el contrario fue tragado ya por la ciudad, devorado sin dejarnos más que estos rastros inservibles?

¿Por qué?

bitácora